¿Quién corre el riesgo de sufrir osteoporosis?

CONTÁCTENOS

Contacte a MSD en Perú

img-email-icon  Enviar correo
img-phone-icon  411 5100

MANUAL MERCK PARA EL HOGAR

¿Quién corre el riesgo de sufrir osteoporosis?

La osteoporosis es la disminución progresiva de la masa ósea

Menopausia

Las mujeres corren mayor riesgo de desarrollar osteoporosis que los varones. Ello no significa que todas las mujeres vayan a sufrir la enfermedad, sólo que la frecuencia de ésta es mayor en la mujer.

Después de la menopausia, los ovarios dejan de producir las hormonas femeninas, los estrógenos, que son importantes para mantener la resistencia de los huesos. Sin ellos, el hueso pierde calcio (uno de sus componentes más importantes). Si la menopausia ha sido especialmente precoz (por ejemplo, antes de los 45 años), los huesos habrán perdido mucho antes el efecto beneficioso de los estrógenos, y es muy probable que el riesgo de osteoporosis sea mayor.

La cantidad de estrógenos del cuerpo puede disminuir también por motivos distintos a la menopausia. Si, por ejemplo, se le ha sometido a una histerectomía con extirpación de los ovarios, es probable que sus niveles de estrógenos sean muy bajos y que el riesgo de osteoporosis sea superior al normal.

Las mujeres que dejaron de tener la regla hace mucho tiempo por cualquier motivo distinto al embarazo pueden tener los huesos más débiles, ya que su deficiencia de estrógenos es mucho más larga. Si todavía tiene una menstruación normal, es probable que sus ovarios estén produciendo estrógenos suficientes.

Tabaco y alcohol

Todos conocemos los riesgos para la salud asociados al tabaco y al abuso de alcohol. Además de todos los demás problemas que pueden causar, el tabaco y el consumo elevado constante de alcohol también pueden menoscabar la capacidad del cuerpo para conservar unos huesos normales y sanos.

El tabaco acelera la velocidad de pérdida de hueso, aumentando las probabilidades de sufrir osteoporosis.

Falta de ejercicio

La fuerza de los huesos depende en parte de las exigencias físicas a que son sometidos. Igual que los músculos se debilitan cuando no se usan, los huesos necesitan cierta cantidad de ejercicio para mantenerse sanos y fuertes. Las personas que deben permanecer en cama o en una silla de ruedas, o que llevan vidas muy sedentarias, tienen un mayor riesgo de sufrir osteoporosis.

Dieta

¡Somos lo que comemos! Ello es verdad hasta cierto punto... sobre todo en lo que se refiere a conservar unos huesos sanos. La ingesta de cantidades insuficientes de calcio impide al cuerpo obtener las materias primas que necesita para mantener la masa y la fuerza de los huesos. Toda persona con una nutrición insuficiente o que consuma cantidades escasas de alimentos ricos en calcio, como los productos lácteos y las hortalizas frescas, puede correr un mayor riesgo de osteoporosis. Además, a medida que envejecemos cambia la cantidad de calcio que nuestro cuerpo necesita. Por ejemplo, se recomienda que los niños, los adolescentes, las mujeres que den el pecho y las mujeres posmenopáusicas tomen mayores cantidades de calcio.

Cuando envejecemos, debemos hacernos más conscientes de lo que comemos, ya que la capacidad de nuestro aparato digestivo para absorber las vitaminas y minerales importantes contenidas en los alimentos es cada vez menor. Por tanto, es a menudo fácil que los ancianos sufran desnutrición, incluso aunque crean seguir una dieta adecuada.

Antecedentes familiares y personales

Si su madre o su abuela sufrieron osteoporosis, es más probable que usted tenga un riesgo mayor de sufrirla. ¿Cómo puede averiguarse la existencia de osteoporosis en una familia? En primer lugar, puede haber sido diagnosticada por un médico. Puesto que la osteoporosis puede estar presente durante muchos años sin causar signos ni síntomas evidentes, puede tener familiares que la sufran sin saberlo. También es posible que esos parientes muestren los signos típicos del trastorno, como fracturas después de un traumatismo menor, eAFUlda encorvada o pérdida de talla.

Algunos problemas médicos, como una glándula tiroides excesivamente activa, una enfermedad del hígado o la anorexia nerviosa, pueden producir osteoporosis. Además, ciertos medicamentos, como los corticoides, pueden tener efectos perjudiciales en los huesos cuando se utilizan durante mucho tiempo. Los corticoides suelen usarse en el tratamiento a largo plazo del asma y de otros procesos, como la artritis reumatoide. Si ha tomado esteroides, debe tratar este tema con su médico.

Fracturas previas

Una fractura anterior, sobre todo de la cadera, la muñeca o la columna vertebral, producida a consecuencia de un traumatismo pequeño puede indicar que sus huesos ya están debilitados. En ese caso, la probabilidad de otras fracturas, o quizá de una nueva fractura del mismo hueso, podría ser mayor. Su médico le indicará cómo puede intentar reducir la probabilidad de nuevas fracturas.

Bajo peso corporal

Las mujeres demasiado delgadas podrían correr mayor riesgo de osteoporosis. Ello se debe a que desde el principio su esqueleto es más pequeño. Cuando los huesos empiezan a adelgazar y se debilitan después de la menopausia, alcanzan un estado en el que tienden a romperse con más facilidad que los de las mujeres de constitución normal.

Derechos reservados ©2012 Merck Sharp & Dohme Corp. Una subsidiaria de Merck; Co., Inc. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Perú.

TRUSTe - Click to Verify